El Marketing de Guerrilla

11 junio 2013

Un receptor común recibe una media de 3000 impactos publicitarios al día. Con esta cifra, es totalmente normal que los sentidos se acaben acostumbrando a esta presión y anulen las informaciones que reciben. Por ello, resulta fundamental sorprenderles.

En este aspecto, el marketing de guerrilla supone una interesante alternativa ya que nos permite llegar a nuestro público de una forma diferente, ingeniosa y creativa. Su misión básica es interactuar con el consumidor y sorprenderle en el lugar más inesperado.  El secreto está en utilizar el entorno y los espacios que utilizamos a diario para realizar inserciones que llamen la atención y despierten la atención. De este modo no sólo se generará recuerdo de marca sino que puede servir como punto de partida para que el usuario lo comente a sus allegados o, mejor aún, lo viralice en Internet. Aunque, en principio, la acción se lleve a cabo en el mundo offline, las múltiples posibilidades que el medio Internet ofrece puede hacernos llegar a unos límites insospechados.

Este tipo de publicidad suele dejar de lado las características técnicas del producto para centrarse en la creación de una experiencia en el consumidor que lo vincule a la marca y desemboque en una nueva relación con ella.

Otra de sus ventajas es que no hace falta un gran presupuesto para llevarla a cabo. Se trata de publicidad no convencional donde el ingenio prima sobre la gran inversión. Por ello, resulta una opción bastante interesante para Pymes que pretenden hacerse un hueco en la mente de los consumidores en un entorno de gran competitividad . Con esta práctica pueden alcanzar una gran repercusión y, lo más importante, fidelizar a sus públicos.

El marketing de guerrilla puede hacerse de mil maneras distintas. Sin embargo, las técnicas más conocidas son:

  • Ambient media: publicidad que se integra en el entorno y los espacios públicos de una manera original, llamativa y poco común.
  • Ambush maketing: acciones que, a pesar de ser totalmente legales, se realizan en torno a un evento pero por las cuales no se pagan derechos ni patrocinio.
  • Buzz marketing: selección de personas para que prueben un producto/servicio y, posteriormente, cuenten su experiencia tanto a sus allegados como a sus contactos por las redes sociales.
  • Flashmobs: congregación de una multitud en un espacio público de manera espontánea y bastante efímera para llevar a cabo una acción inesperada. Tras ésta, la multitud se dispersa automáticamente.
  • Lip Dub: vídeo musical en el que un grupo de personas sincronizan sus labios, gestos y movimientos con una determinada canción.

A pesar de esta tipología, existen multitud de acciones que pueden escapar de esta clasificación. Sea como sea, lo importante es llegar al consumidor de una manera amena ya que, siendo realistas la gran mayoría de la población se aleja  de la publicidad.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,